Ambientes Libres de Tabaco

EL HUMO DEL CIGARRILLO CONTIENE MÁS DE 7000 TÓXICOS, QUE PERMANECEN HASTA 15 DÍAS EN TU CASA, EN TU AUTO Y EN TU LUGAR DE TRABAJO.

CUIDEMOS EL AIRE QUE RESPIRAMOS. CUIDEMOS A QUIENES MÁS AMAMOS!!!

8 sept. 2008

Cirujanos se niegan a practicar liftings a fumadoras en EEUU.

Lisa Morrison siempre se consideró una persona sana. Comía nada más que alimentos orgánicos, hacía ejercicio y meditaba. El único desliz en su existencia ejemplar era el atado de cigarrillos que fumaba a diario desde sus 18 años. 
Cuando cumplió 50 y fue a ver a Vincent Giampapa, un cirujano plástico matriculado de Montclair, New Jersey, ya lo había probado todo para dejar ese mal hábito. "Acupuntura, el parche, hipnosis. Nada me dio resultado", cuenta. Nada, hasta que en 2007 Giampapa le dijo que iba a tener que tirar sus adorados cigarrillos si es que quería hacerse un lifting en ojos y cuello. "El médico me aconsejó dejar de fumar si es que quería recuperarme bien de la operación. Y cuando uno habla del rostro de uno, las razones nos motivan mucho más".
"Todos los años, entre un 40 y un 45 por ciento de los 45 millones de fumadores que hay en los Estados Unidos intentan dejar el hábito", indica Michael Fiore, director del Centro para la Intervención e Investigación sobre el Tabaco de la Universidad de Wisconsin, en Madison, Estados Unidos. Sólo un 5 por ciento no vuelve a fumar nunca más. Por estos días, la creciente cantidad de pacientes que se someten a cirugías plásticas se siente motivada a dejar el hábito por otras razones: vanidad y la amenaza de no poder conseguir el codiciado nuevo rostro, estómago o busto.
"Cuando alguien escucha de boca de un clínico o cardiólogo que esto es realmente malo para uno, que aumenta el riesgo de contraer cáncer de pulmón y es perjudicial para el corazón, tiende a desestimar los consejos si se siente bien", explica Alan Gold, presidente de la Sociedad de Cirugía Plástica de los Estados Unidos. "Pero si tiene algún problema médico y no acudió para un simple chequeo de rutina, tiende a escuchar ese consejo con más atención".
"Con la cirugía plástica es algo distinto. La gente desea someterse a un procedimiento selectivo y ése es el principal motivo por el que acude al consultorio. Es algo que quiere realmente", agrega. 
En los últimos 5 a 10 años, muchos cirujanos plásticos se negaron a operar a fumadores, en especial a los que deseaban hacerse un lifting en la cara, reducir los centímetros de su abdomen o levantar el busto -procedimientos todos que exigen el desplazamiento de piel-. "La nicotina hace que los pequeños vasos sanguíneos de la piel se contraigan, lo que reduce el suministro de sangre que ésta recibe", comenta Darshan Shah, cirujano plástico de Bakersfield, California. 
Entre las complicaciones que pueden aparecer figuran mala cicatrización, mayor riesgo de infección y hematomas que duran más tiempo. "Veinticinco años atrás, hubiera sido más aceptable que un paciente se sometiera a procedimientos quirúrgicos a pesar de fumar", acota Patrick McMenamin, presidente electo de la Academia Norteamericana de Cirugía Plástica. "Hoy, si un médico sabe que un paciente fuma y aun así le practica una cirugía en la que se retira piel, muchos de nosotros diremos que eso es mala praxis.
¿Cuidás tu estética?...
Mejor sin Humo


No hay comentarios: